Moción: Ni una vida más.

Desafortunadamente, en el último mes en mi país, se han incrementado las matanzas o asesinatos colectivos a lo largo y ancho del territorio, razón por la cual muchos de nosotros estamos en estado de conmoción. No obstante, pareciese que estas matanzas son más importantes o impactantes que los asesinatos individuales, los cuales superan por mucho las muertes colectivas. Es decir, nos impacta más 10 matanzas de 5 personas (50 personas asesinadas) que la muerte diaria de 5 personas en incidentes aislados (150 personas asesinadas en un mes), por dar un ejemplo.

¿Por qué será que nos pasa esto? Probablemente los asesinatos diarios se nos han vuelto paisaje porque todos los días vemos o escuchamos noticias de personas que fueron asesinados por robarles el celular, la plata, el carro, etc., por riñas entre pandillas, por ser líderes sociales, por violencia sexual o intrafamiliar, entre otros casos. Y son tantos, que perdemos la forma de hacerles seguimiento.

Otro motivo puede ser por el operar de los medios de comunicación y de la justicia. Mostrar la noticia de un asesinato es muy fácil, pero hacerle seguimiento a la justicia, de cómo están avanzando los casos, es tarea más compleja, y más si pensamos que son cientos o miles de asesinatos al año. Por eso a lo mejor es más fácil seguirle el caso a uno solo, en donde varias personas fueron asesinadas. Y si consideramos el operar lento de nuestra justicia, la verdad se hace muy difícil mantener el seguimiento a todos los asesinatos individuales, como para mostrar la noticia de que fue capturado “X” persona por el asesinato de “Y” hace 6 meses, por decir algo. Ya es noticia vieja.

Otro aspecto puede ser por la movilización del Estado. Cuando hay matanzas o asesinatos colectivos, normalmente ofrecen millonarias recompensas para dar con los culpables, sin embargo, para los asesinatos individuales, o no se ofrecen recompensas o no son tan millonarias. Esto refuerza el imaginario que los asesinatos individuales tienen menos importancia para el Estado que los asesinatos colectivos, por lo tanto, también tienen menos relevancia para nosotros.

Sin embargo, una muerte es una muerte, y no nos debería importar si fue de forma individual o colectiva, si fue por robo o por motivos políticos, si fue una persona rica con un abogado importante o una persona pobre, si fue un blanco o un negro, si fue un hombre o una mujer, entre otras diferenciaciones. Ante todas las muertes deberíamos conmocionarnos de la misma forma y buscar una verdadera justicia, verdad y reparación para las víctimas.

Ojalá lleguemos al punto en donde no sea tolerable que se pierda ni una sola vida más y la sociedad y el Estado nos movilicemos de la misma forma y contundencia para dar con los responsables y evitar que se vuelvan a repetir hechos similares. Recordemos que toda vida es valiosa e importante.

¡Comparte conmigo tus pensamientos!

Adicionalmente puedes ver el video:

A %d blogueros les gusta esto: